Un nuevo marco fiscal para la innovación

Un nuevo marco fiscal para la innovación | Innovadores | EL MUNDO


http://e00-elmundo.uecdn.es/assets/v6/js/jquery.ie8.js

http://e00-elmundo.uecdn.es/assets/desktop/master/js/html5shiv.js

Visitantes en la última edición del certamen 4YFN que se celebra en Barcelona conjuntamente con el Mobile World Congress. INNOVADORES / 4YFN / ANDREAS GRIE

El debate está abierto ya: entidades vinculadas al ecosistema innovador español reclaman un escenario más favorable para la I+D+i, ayudas a fondo perdido en detrimento de préstamos y un modelo similar al británico

  • PAULA CLEMENTE
  • @pauuclemente
  • LIDIA MONTES
  • @lidiamontesc

31/03/2017 14:09La apoyó la escuela de start ups Tetuan Valley. La seleccionó Incubio y compitió para acceder a Enisa, Emprendetur y SME Instruments. Y aun así, Staffpickr, un marketplace para personal de eventos, murió. O congeló su proyecto, vaya. «A pesar del amplio soporte de personas influyentes del mundo start up y de todo el esfuerzo y dedicación no obtuvimos las ayudas que esperábamos para salir adelante», explica su fundadora, Giulia Motteran. «La coyuntura económica del momento nos afectó considerablemente: por motivos financieros, el Gobierno congeló durante unos meses las ayudas Enisa y Emprendetur».

La dificultad de innovar es uno de los temas más recurrentes en la industria. Pocas start up consiguen salir adelante, lo que hace que tengan un alto índice de mortalidad. Que las complicaciones de todo eso vengan, en gran medida, de conseguir financiación, es un secreto a voces. Que el modelo gubernamental de ayudas a la innovación pueda estar caduco, quizás no tanto.

La noticia del mes, en este sentido y en el terreno que une política e innovación, es una Proposición No de Ley en la que coincidieron y confluyeron los cuatro principales partidos del país. Lo que pedirán al Gobierno, a partir de tal acuerdo, es establecer una figura jurídica específica para las start ups o crear un Programa de Fomento del Capital Semilla. Medidas, en definitiva, que faciliten la construcción de este tipo de empresas y que colaboren en su supervivencia los primeros años. Esto acercaría a España al modelo británico que ya han copiado Bélgica y Alemania: el programa Seed Enterprise Investment Scheme (SEIS) por el que se accede a importantes deducciones fiscales en el IRPF para la inversión privada individual.

Sistemas de financiación

De momento, uno de los instrumentos principales de financiación es el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI). «Se ha realizado un importante trabajo para establecer un marco estable de apoyo a la I+D+i que mira a Europa y que coordina, además, todos los esfuerzos públicos en esta materia», introduce su director general, Francisco Marín.

«La estrategia se ha desarrollado a través del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación». Proyecto que arranca, ahora, su periodo 2017-2020. Entre las muchas funciones de este ente dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, se encuentra la de financiar proyectos de I+D+i desarrollados por empresas. Lo hace con instrumentos financieros como Ayudas Parcialmente Reembolsables, subvenciones, préstamos bonificados para la compra de activos novedosos o incluso mediante la capitalización de empresas jóvenes.

Mementum, una herramienta de apoyo en tratamientos de neurología para médicos y pacientes, de hecho, recibió un préstamo de 180.000 euros del CDTI a través de su programa NeoTec. «Las medidas administrativas y la burocracia no acaban con las empresas pequeñas. Lo que acaba con ellas es su falta de ventas», sentencia su cofundador, José Luis Marina. «Dicho esto, es verdad que algunas veces la falta de empatía con el tejido empresarial pequeño hace las cosas más difíciles».

Fue precisamente la lentitud burocrática la que marcó el principio del fin de Unplis, app de todo-a-domicilio. Ellos, que se negaban a entrar en el círculo del ‘falso autónomo’ y a no tener asegurados a sus trabajadores, se encontraron de cara con la lentitud de la justicia, mientras sus competidores, con modelos de negocio casi iguales, se iban beneficiando de la financiación pública. Parece que los entes públicos deben haberse dado cuenta, pues gran parte del citado Plan Estatal para la I+D comprende simplificar los trámites y procesos burocráticos.

ESTADO DE LAS AYUDAS

Hoy por hoy, las ayudas fiscales a la I+D se ejecutan sobre tres ejes. Primero, hay deducciones en el Impuesto de Sociedades por la realización de proyectos de investigación y desarrollo o innovación tecnológica, que alcanzan hasta un 42% de los gastos directos. Segundo, el llamado Patentbox, que consiste en la reducción de la base imponible de ingresos derivados de la cesión de patentes, para fomentar la transferencia de conocimiento. Tercero, se ofrecen beneficios fiscales en el IRPF y una deducción del 20% sobre el capital invertido a los Business Angels y a inversores particulares que inviertan en empresas de reciente creación.

«En el caso de los business angels, la ayuda ha sido insuficiente para solventar el problema de capital semilla, ya que es una inversión de mucho riesgo, por lo que a los inversores normalmente no les compensa aun con ese 20%», señala la vicepresidenta de la Asociación Nacional de Start ups, Carmen Bermejo. «Lo que pedimos es lo mismo que en Reino Unido, donde se aplican unas exenciones de un 50%».

El presidente de la Asociación Española para el Fomento de la Financiación de la I+D+i (Afidi), Víctor Cruz, señala a la recesión económica, y pone de relieve que una de sus consecuencias directas es que se han eliminado las ayudas a fondo perdido a la innovación, a excepción del Instrumento Pyme de la Unión Europea. Ahora, el Ministerio ha derivado esas subvenciones a préstamos que las empresas tienen que devolver. «Pedir garantías a una empresa con un riesgo asociado a innovar es complicado», resuelve. Se intenta, eso sí, buscar maneras de sobrellevar la carga del préstamo. De hecho, este año el CDTI añade a su estrategia de préstamos, la posibilidad de que las pymes se beneficien de un Tramo No Reembolsable de hasta el 30% de la ayuda concedida.

PROPUESTAS ALTERNATIVAS

En España el gasto en I+D supone sólo el 1,24% del PIB. Así, tanto Afidi, como la Asociación Nacional de Start Ups y la Asociación Española de Bioempresas (Asebio), conjuntamente con CataloniaBio y Biocat abogan por incrementar el apoyo público a la inversión en I+D+i. A ello suman la creación de un marco fiscal de apoyo a las empresas de alta intensidad innovadora y mejoras fiscales para los Business Angels. Además, desde Asebio reclaman que se atenúen los requisitos de garantías e incrementar los plazos de amortización de la deuda y la posibilidad de condonar parte de la financiación pública de la I+D. Los representantes de Afidi miran, como parte de la solución, hacia el País Vasco, en donde la creación de la reciente Norma Foral 5/2016 permite aplicar una deducción a los inversores de proyectos de investigación, desarrollo e innovación tecnológica.

Concretamente, las entidades que pongan capital para este tipo de proyectos podrían beneficiarse de una deducción con el límite del 120% de su aportación financiera. Lo que redunda, al final, en un impulso a las empresas innovadoras en estadíos iniciales.

Por su parte, la Asociación Nacional de Start Ups sugiere crear una figura jurídica específica que facilite la creación de estas jóvenes empresas, así como aligerar las cargas fiscales durante los dos primeros años que entraña la bonificación del 100% de la cuota en la Seguridad Social, o la exención de pago de autónomos para los fundadores, por ser la fase de validación del producto.

Y un camino similar ha tomado Asebio que apuesta por subir las partidas de subvención o aumentar los tramos no reembolsables para empresas con alta intensidad en I+D+i. Además, insta a facilitar el acceso al mercado a través del pago por valor mejorando la medición de los resultados, un marco normativo sólido, transparente y predecible, minimizar la desigualdad de acceso entre comunidades autónomas y consolidar la compra pública innovadora.

La socia de Afidi, Noelia Escobar, señala la necesidad de crear un marco estable de ayudas públicas a la I+D+i con convocatorias agendadas. Hacen especial hincapié en que se eliminen las barreras burocráticas y administrativas: «El tiempo dedicado por una start up a buscar esas ayudas es un freno en un escenario de futuro de retorno incierto», razona Escobar. Pero no sólo eso, defiende la creación de unas ayudas de acompañamiento cuando entran en ciclo económico negativo. Al final, concluye, es necesario incentivar que los Presupuestos Generales del Estado vayan más en la linea de ayudas a la innovación a las pymes y start ups.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s